Por qué el marketing es una inversión, no un gasto

El marketing es el acto de persuadir a las personas para que adquieran un producto o servicio. A menudo, las empresas necesitan convencer a los clientes para que compren su producto o servicio en vez de uno similar de otra compañía.

No hace falta decir que el marketing se torna cada vez más difícil. Además de que la competencia es feroz, la tecnología y el mundo digital cambian constantemente. Acertar a la estrategia de marketing correcta es como tratar de dar en un blanco en movimiento.

Para las agencias y los profesionales del marketing, la parte más difícil de hacer una venta es hablar de dinero. En su mayoría, los negocios familiares y las pequeñas empresas no reservan un presupuesto para mercadotecnia, por lo que nunca se cuenta con recursos de sobra.

Pero la cuestión es la siguiente: todas las empresas necesitan marketing. Ya sea que tengan un producto, un servicio o una idea, éstos necesitan apoyo y estímulo para abrirse camino en el mundo.

Últimamente, he estado pensando en cómo ayudar a las empresas que no quieren (o no creen que puedan costearlo) acoger con brazos abiertos la idea del marketing. Como pasa con tantas cosas en la vida, lo único que se necesita es un cambio de percepción.

A final de cuentas, todos, incluidos los profesionales del marketing, deben ver al marketing como una inversión, no como un gasto. Se me ocurrieron algunos puntos que espero cambien la forma de pensar de, cuando menos, un par de empresas.

Hacer gran marketing no cuesta dinero, genera dinero

Si le pidiera que me diera $500 hoy y pudiera garantizarle que le voy a devolver $1000 en 30 días, ¿me daría el dinero? No hay trampas y no le puedo robar su dinero. Es un intercambio directo de 30 días sin sus $500 a cambio de un rendimiento del 100% sobre su inversión.

La única razón para no aceptar el trato sería que no pudiera usted reunir los $500. Pero incluso le dejaría hacerlo por $300, o lo que pudiera conseguir. Dados todos estos parámetros, no hace falta pensarlo siquiera. No hay manera de salir perdiendo.

El marketing le ofrece lo mismo. Si trabaja con el tipo de agencia adecuado, el marketing a la larga no le va a costar dinero; le hará ganar dinero. Al igual que en el ejemplo anterior, en las etapas iniciales hay que pagar, pero es probable que obtenga una ganancia considerable sobre esa inversión.

Si es tan obvio, ¿por qué no es fácil vender el marketing? Aquí, otra vez, se trata de una cuestión de posicionamiento y percepción. Algunas agencias de marketing prometen demasiado “retorno de la inversión” y, cuando no cumplen dentro del plazo pactado, la relación se resquebraja.

Pero algunas agencias no prometen nada por temor a quedarse cortas. Esto hace que vender soluciones de marketing resulte más difícil porque no hay beneficios visibles para el comprador.

Puede parecer una diferencia irreconciliable, pero en realidad hay una solución fácil a este problema…

No tiene que ser caro

Suponga que hay una empresa que dispone de poco dinero para marketing; de acuerdo, ¡genial, eso es mejor que nada! Le ayudamos a implementar algo razonable y efectivo, como una campaña de PCC. Y, cuando dé resultados, el marketing se habrá vendido solo.

El concepto es similar al de ofrecer un período de prueba para un software o una aplicación; en este caso, no estoy sugiriendo que los profesionales del marketing trabajen gratis, pero un proyecto pequeño es mejor que nada, ¿verdad?

No es un enfoque convencional, pero si un poco de dar y recibir por ambas partes contribuye a fomentar una relación fructífera a largo plazo entre una empresa y una agencia, vale la pena intentarlo.

El marketing es una inversión en su marca y en su idea. De manera parecida a como la membresía de un gimnasio es una inversión en su salud, y a como el tener ahorros en su cuenta es una inversión en su futuro financiero, el marketing es una inversión en su negocio.